Saltear al contenido principal
Senator Mark Pody

Tennessee admite veto del padre en caso de aborto

Dos legisladores del estado de Tennessee han introducido legislación que permitiría a un padre establecer veto a un aborto sin consentimiento de la madre.

En un esfuerzo por restringir más los casos de aborto legal en el estado de Tennessee, dos legisladores han introducido una propuesta de ley por la cual un padre podría, aun sin consentimiento de la madre, vetar la decisión de abortar si demuestra la paternidad biológica. Esta situación sería válida incluso en casos de violación o incesto.

El estado de Tennessee ya introdujo el pasado verano propuestas de modificaciones a las leyes del aborto que restringen los casos permitidos de forma legal, si bien es cierto que dichas propuestas aun tienen que salvar muchos escollos legales que ponen los grupos pro-aborto. Esta situación podría prolongarse durante meses.

Uno de los legisladores, el senador republicano Mark Pody, se expresaba así:

Creo que un padre debería tener derecho a opinar sobre lo que le va a suceder al bebé. Y si alguien va a matar a ese niño, debería permitírsele decir: «No, no quiero que maten a ese niño. Quiero poder educarle y amarle».

Senador Mark Pody

Para evitar el aborto, un padre simplemente necesitaría demostrar su paternidad, incluso sin la participación de la madre. Y en caso de que solicitara la paternidad y, llegado el caso, detuviera el aborto, el padre adquiriría automáticamente las responsabilidades propias de la eduación y manutención de su hijo, siendo completamente irrevocable su decisión. En palabras del propio Pody: «No puede echarse atrás bajo ninguna circunstancia y decir ‘Estaba equivocado, no es mío'».

Por supuesto, todos los grupos abortistas han activado su siniestra maquinaria para desacreditar a ambos legisladores, aduciendo que las mujeres deberían tener el control total sobre sus cuerpos, y nada ni nadie debería oponerse, ni siquiera cuando quien opina es una parte vital en la concepción de ese niño. Y se llevan las manos a la cabeza cuando añaden que la ley permitiría a un violador impedir a la mujer violada que abortase.

Pody responde a este último supuesto con sentido común y naturalidad, afirmando que no cree que ningún violador vaya a presentarse frente a un juez y declarar su paternidad para hacerse cargo de ese bebé. «Si aparece alguien y dice, ‘Sí, la violé y soy el padre’, inmediatamente sería enviado a la cárcel», dice Pody. «No me imagino a alguien viniendo para decir ‘Cometí este crimen. Soy culpable. Métanme en la cárcel'».

Más información:

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba